Por

Que los trabajadores recuperen el poder adquisitivo

Desindexar-Salario01

“Que los trabajadores recuperen el poder adquisitivo”. Esa exigencia que en nuestro país casi alcanza el estatus de la justicia bíblica, por fin empieza a configurarse. Y es que el día de ayer el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó por 417 votos a favor el dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales sobre la desindexación del salario mínimo. Nuestro compañero de partido, Daniel Ordoñez, presidente de la Comisión Dictaminadora y promotor del proyecto para desindexar el salario, señala que es probable que en el mediano plazo este dictamen les permita a los trabajadores mexicanos, padres y madres de familia la mayoría de ellos, recuperar el poder adquisitivo de sus salarios.

Para nadie es un secreto que en México, el estándar de valor de los salarios mínimos durante los últimos 37 años –tiempo que lleva constituido el marco legal para asignar dichos salarios- es un tema que mueve de la risa a la lastima. Las políticas económicas globalizantes introducidas al país desde fines de los años setenta, pulverizaron las esperanzas de ahorro y crecimiento de la economía familiar. De ahí que los aumentos contados en centavos que cada año ha tenido el salario mínimo desde entonces, resulten una burla para los mexicanos.
Mientras los aumentos en la canasta básica hacen que esta orbite en la estratosfera, hemos visto con angustia como desde el gobierno mediante la Comisión de Salarios Mínimos (CONASAMI), se asignan ganancias para el trabajador que en muchos casos, prácticamente lo condenan a la indigencia. No olvidemos que en nuestro país hay siete millones de mexicanos que viven – “viven”, perdón por eufemismo- percibiendo un solo salario mínimo, el cual es considerado el salario más bajo de todo el planeta; verlo desde esa perspectiva, nos hace comprender un poco más el rezago que millones de mexicanos padecen a diario.
Podemos decir que en México como trabajadores nunca hemos visto que se cumple el espíritu reivindicatorio que fue el eje de la creación de dichos salarios en febrero de 1917, durante la Revolución Mexicana, el cual indicaba que el salario mínimo deberá ser suficiente “Para satisfacer las necesidades normales de la vida del obrero, su educación y sus placeres honestos, considerándolo como jefe de familia…”. Nada más alejado de la realidad. De ahí que en el Partido de la Revolución Democrática celebremos la desindexación, en tanto al dotar de autonomía al salario mínimo, desvinculándolo como instrumento de medición de multas y pagos de servicios, poco a poco se irá fortaleciendo. Hablamos entonces de que el gran logro del dictamen es haber liberado al salario mínimo de su carácter como precio de referencia, lo cual abre la puerta a una gradual recuperación real de los ingresos familiares. De eso se trata la desindexación, un logro más en el que la izquierda mexicana ha estado involucrada en cuerpo y alma durante décadas.
Dr. Raúl Vargas López
Presidente del PRD Jalisco
@RaulVargasLopez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *