Por

Despenalizar la cannabis

Juan Carlos Guerrero Fausto, Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Juan Carlos Guerrero Fausto, Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

De nuevo un sector importante de la comunidad jalisciense se encuentra en uno de los debates más importantes en la historia del Estado: la despenalización de la mariguana. La pretensión de fondo respecto a este fenómeno es no criminalizar a las personas que consumen cannabis, sea para uso recreativo o medicinal. La propuesta realizada por el PRD es integral. No sólo se trata de despenalización de su uso en términos autónomos, sino que va más allá de una solución superficial al problema.

La Iniciativa de Ley para la Atención Integral del Consumo de Cannabis en el Estado de Jalisco fue desarrollada durante varios meses, se integró con las reflexiones derivadas del análisis de la violencia social en que miles de jóvenes se ven inmersos.

La violencia social se manifiesta como parte de un esquema represivo que pretende, mediante la intimidación del Estado, inhibir por la fuerza a los consumidores, logrando solamente que sea más grave el remedio que la enfermedad. En el PRD siempre lo hemos señalado: ni la cárcel ni la violencia policiaca contra aquellos que suelen usar la mariguana; no son la opción para solucionar el fenómeno. Por el contrario, agudizan una problemática social que, a decenas de años de ser aplicada, en poco o en nada han inhibido el aumento en el consumo.

Artículo publicado en: http://www.mural.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=32300

Por

Los desencantos del PRI

Juan Carlos Guerrero Fausto, Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Juan Carlos Guerrero Fausto, Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Nunca en la historia, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha destacado por ser un partido de gobierno popular. Hablo de un estado de cosas en el cual difícilmente cabe la posibilidad de imaginar un futuro mejor. Imposible era pues, pensar que con el regreso de ese partido al gobierno federal y al gobierno estatal, -hace cerca de dos años- las cosas cambiarían. El regreso de dicho partido terminó siendo lo que muchos temíamos: la ratificación de un retroceso histórico.

Hoy día y pasadas las no menos desastrosas administraciones panistas, el poco glorificado retorno del PRI al poder se materializa en la vida diaria mediante una de sus más infames formas: la carestía. Vemos y escuchamos en todos los mercados de la ciudad y en las plazas públicas, la tribulación de las madres y los padres de familia. El dinero no alcanza para nada.

Poco a poco la resonancia de esa queja se ha venido expandiendo al grado que los mexicanos estamos hoy, más que ciertos de encontrarnos sumergidos de nuevo en un terrible estado de cosas por el que el nadie –en su sano juicio- ha votado. Incluso, la desesperación cunde en aquellos que en las pasadas elecciones optaron por dicho partido.

Hoy día la fórmula para reducirnos a la pobreza, es la dosificación del castigo mediante pequeños aumentos en todos los insumos de uso diario, en especial los hidrocarburos. De nuevo los mexicanos estamos obligados a postergar el sueño de algún día contar con un patrimonio. El panorama que nos ofrecen los gobiernos priístas desde siempre es el de la sobrevivencia, el de la precariedad, el de las limitaciones y el sacrificio. La palabra prosperidad está vetada para ellos.

A ese paso, en pocos años tendremos prácticamente a las tres cuartas partes de la Nación viviendo en condiciones permanentes de inestabilidad económica. No hay que ser un matemático de la sociología, ni brujo, ni adivino para imaginar por qué México está en la temible lista de los países al borde del colapso social para este año 2014.

Artículo publicado en: http://www.cronicajalisco.com/notas/2014/19861.html

Por

Inaplazable combate a la corrupción

Dipútada Local, Celia Fausto Lizaola. Presidenta de la Comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco.

Dipútada Local, Celia Fausto Lizaola. Presidenta de la Comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco.

A nadie le gusta pagar un costo extralegal más elevado por un servicio, cuando conocemos su precio y no se justifica ese gasto adicional. Esta especie de impuesto oculto, refleja las cuotas no oficiales que “por debajo del agua” o “en lo oscurito” se ejercen para cubrir la prestación o autorización de un bien o servicio público, que involucra tanto al ciudadano como a la autoridad, con la finalidad de agilizar alguna solicitud, permiso o trámite gubernamental.

En términos prácticos, la corrupción sirve para intereses privados, menguando el bolsillo de la población, al generar un pago extraordinario en lo que se supone es una obligación gubernamental.

A nivel nacional, los principales afectados de la corrupción son las familias de menores ingresos, quienes destinan en promedio 33 por ciento de sus percepciones anuales para el pago de “mordidas” en la agilización de servicios públicos municipales, estatales y federales, es decir 165 pesos en promedio en el año 2010, lo que equivale 27 pesos más que en 2007.

Jalisco se ubica en el séptimo sitio de mayor corrupción; de 32 entidades federativas, según Transparencia Mexicana, en el 2010 se calcula ocurrieron 20 millones de actos de corrupción, lo que representa un costo aproximado de 3,300 millones de pesos.

Por lo anterior, he presentado al Poder Legislativo, las iniciativas para crear: La Fiscalía Anticorrupción y la Ley de Combate a la corrupción. Estas normas son inéditas y se encuentran por dictaminar en las Comisiones de Puntos Constitucionales, Responsabilidades y Justicia.

En las recientes semanas, intensificamos la labor de socialización de dicha iniciativa, nos hemos reunido con diferentes grupos y organizaciones civiles; universidades, colegios de profesionistas, medios de comunicación, y el pleno del Cesjal, quien por cierto, decidió enviar al Congreso del Estado un comunicado de apoyo a las modificaciones de ley planteadas por el PRD.

Es urgente atacar de raíz el problema de la corrupción, la propuesta nos da una gran oportunidad de abatir este fenómeno, al contar con una legislación de vanguardia que permita inhibir y persuadir dichas prácticas.

* Diputada del PRD en

el Congreso del Estado

celiafausto@yahoo.com.mx

@CeliaFausto

Por

PRD: dando lucha

Muy fuerte pusieron el grito en el cielo el pasado viernes los senadores priístas y panistas ante la retirada de la bancada perredista del inexistente debate para discutir las leyes secundarias de la reforma energética en el Senado de la República.
Para nuestro instituto político, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), la retirada fue una acción de congruencia ética ante el torrente de ilegalidades en que han estado incurriendo los integrantes de los partidos mencionados al principio de este texto. Aludo a la congruencia ética porque nuestro partido se ha negado de manera contundente a validar con su presencia, una pantomima de “debate” escenificada por los senadores del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Acción Nacional.

Esto ocurre así porque ambos partidos han llegado al Senado con la consigna de que todos aquellos elementos que componen la reforma nergética, entreguista a los capitales nacionales y extranjeros sea impuesta por la vía rápida, sin discusiones de fondo.

Impera de nuevo en el Senado la intención de aplicar el más abyecto de los mayoriteos, práctica antidemocrática que lejos de pasar a la historia como un instrumento clásico del priísmo, ahora el PAN lo ejecuta al lado de sus instructores con ejemplar maestría. A ellos les decimos: hay muchas cosas que deberían reconsiderar. Los mexicanos hemos esperado con fuerza durante décadas la hora que hoy vive nuestra generación.

Desde la expropiación petrolera de 1938, los ojos de las naciones poderosas y de los grandes capitales nacionales no se han apartado de nuestro petróleo. Han sido muchos los años en que mediante una cultura nacionalista, misma de la que hoy reniegan panistas y priístas, hemos aprendido que la defensa del petróleo es parte importante de nuestra naturaleza histórica.

La instauración del modelo neoliberal a principios de los años ochenta poco a poco nos ha arrastrado al escenario que hoy vivimos. Un escenario de despojos en aras de la promesa de un México mejor que hoy, con más de la mitad de los mexicanos viviendo en extrema pobreza, sabemos que no hay mentiras mayores que las de los tecnócratas, capitanes de dicho modelo.

El saqueo de los recursos de la nación se ha venido constituyendo de manera silenciosa durante ya más de treinta años, y al día de hoy, con la arrebatada ratificación de la reforma energética que a toda costa pretenden el PRI y el PAN, se vería coronado uno de los sueños más codiciados de los tecnócratas nacionales e internacionales.

Es ese ejército de alfiles de las grandes petroleras disfrazados de políticos priístas y panistas, los que deambulan de un lado a otro en el Senado, felices sólo de momento, de que nuestro partido por dignidad y por respeto a la máxima investidura política del Senado, se haya retirado de esa faramalla mal llamada “debate”.

No se le puede llamar de otra manera a una sesión creada fuera de toda legalidad por priístas y panistas, en la que los senadores sólo contaban con quince minutos para “debatir” algo que al fin de cuentas, aceptarían en bloque en el Pleno.
Los senadores del PRI y el PAN alteraron la legalidad del procedimiento parlamentario, haciendo que el debate sobre las leyes secundarias de la reforma energética a nuestro parecer resultara en un ejercicio superficial y sólo un fastidioso trámite para los intereses entreguistas de los partidos mencionados.

Fue por ello que los senadores del PRD se retiraron el pasado viernes del Senado. De ahí que se haya exigido como mínimo, que ante un debate de ese nivel se presente a laborar el presidente del Senado, el priísta Raúl Cervantes Andrade, para que norme el procedimiento y que éste no se reduzca a una serie de exposiciones exprés que para nada contribuyen a debatir profundamente el tema de la reforma energética.

Lo quieren hacer rápido, aprovechar el Mundial de Futbol como lo que ellos consideran el distractor ideal. Sin duda sigue moviendo a risa la apuesta de los miembros del PRI y el PAN, que dentro de su visón prejuiciada de la sociedad mexicana, hicieron lo posible para que la reforma energética se discutiera durante el desarrollo del torneo en Brasil, asumiendo con una subestimación agraviante, que al pueblo de México es fácil ponerle una venda en los ojos para distraerlos de una discusión tan trascendente. Esa fue la apuesta de esos partidos.

Los mismos cuyos oradores luego se desgarran frente a la tribuna hablando de democracia, de participación ciudadana, de integridad republicana, cuando en realidad lo que demuestran con la privatización de Pemex a pesar de la enorme oposición que dicha intención ha generado es que la gente, los mexicanos, les estorbamos para sus planes.

Esos mismos que hoy se aventuran a creer que nadie, absolutamente nadie se les va a oponer a su entreguismo en tanto estamos según ellos hipnotizados con el futbol, olvidan que la historia contemporánea de nuestro país se compone de una infinidad de irrupciones donde importantes fenómenos sociales, emergieron aparentemente de la nada.

Ahí donde nadie pensaba que algo ocurría, la sociedad fue surgiendo de manera silenciosa hasta constituir verdaderos movimientos socio-políticos que finalmente afectarían el curso de la historia nacional.

El movimiento estudiantil de 1968; el movimiento socio cultural de masas luego del terremoto del 85; la intensidad de la lucha post electoral de 1988 que derivó en la creación de nuestro partido; la insurgencia del EZLN en el 94; la llegada de la izquierda al poder a la capital en el año de 1997, los movimientos post electorales del 2006 y del 2012; la lucha magisterial; la irrupción de los múltiples movimientos juveniles que fueron más allá del fenómeno Yo soy 132 del mismo año 2012, son algunos ejemplos del potencial de resistencia por lo justo, que los mexicanos traemos como herencia en la sangre.

Ejemplos de que en México, y contrario a lo que los políticos entreguistas pensarían, siempre hay inercias y nuevas fuerzas de resistencia consolidándose para poner las cosas en su lugar desde el marco de la legalidad. En lo que a nosotros concierne, es la consulta popular lo que ahora nos compete para impedir que nuestro país sea puesto en venta.

Nos retiramos del “debate”. Este es uno de los primeros pasos que ubica al PRD en la defensa directa del petróleo. La congruencia es innegable. Sea pues esta acción de coherencia política capitaneada por nuestro compañero, el senador perredista Miguel Barbosa Huerta, una prueba para todos aquellos que nos han acusado durante mucho tiempo de ser comparsas del gobierno de Enrique Peña Nieto.

En este país hoy por hoy, nadie nos puede discutir que el PRD es un auténtico partido de oposición. De otra manera, priístas y panistas a estas horas, ya estarían muy felices, festinando la venta de Pemex.

@carlosguerrerof
*Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Por

Zapotillo: la encrucijada hídrica

Dipútada Local, Celia Fausto Lizaola. Presidenta de la Comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco.

Dipútada Local, Celia Fausto Lizaola. Presidenta de la Comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco.

Recientemente el Gobierno de Jalisco daba a conocer que la Presa El Zapotillo será construida con una cortina de 105 metros de altura sobre el embalse del río Verde. En un comunicado establece su apego al dictamen emitido por el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas de la CONAGUA, argumentando que la construcción de diques para contener el agua del embalse, representan un peligro permanente, toda vez que con la presión del agua en cualquier momento se pueden derrumbar, debido a la fragilidad del suelo donde se cimentarían estas dos murallas de doce metros de altura cada uno por casi medio kilometro de largo entre ambos; concluyendo que por seguridad de los habitantes de ese poblado deben aceptar su reubicación, ofreciéndoles garantía de una aceptable indemnización por sus casas y tierras de cultivo.


En un segundo momento, hace énfasis en que la obra hidráulica ayudará a erradicar el desabasto de agua que padecemos los habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG).

Siendo estos, los dos argumentos centrales del Poder Ejecutivo, no toma en cuenta que el 23 de marzo, el director de la cuenca Lerma-Santiago Pacífico, ya había expuesto el problema técnico de los diques y su elevado costo, por lo que se convierte en un repetidor tardío de un funcionario menor del gobierno federal; igualmente pasa por alto mencionar que la presa se construye a modo del gobierno de Guanajuato.

El Ejecutivo estatal se muerde la lengua al señalar que por fallas de suelo, los diques de protección a Temacapulín, podrían colapsar en cualquier momento, sin considerar que la mecánica de suelo es la misma del sitio donde se levantaría la cortina de 105 metros de altura y de 320 metros de longitud. El gobierno no es del todo honesto cuando sólo señala los beneficios al AMG y a la región de los Altos, pero no explica que por intereses transexenales se ve obligado a ceder parte de la soberanía estatal a favor de otro gobierno.

Publicado en: http://www.cronicajalisco.com/notas/2014/12669.html

Por

PRI: Y el autoritarismo, ahí sigue

Autoritarismo: esa es la palabra. El autoritarismo en el PRI, propio a su naturaleza, poco a poco emerge, generando de nuevo un estado de cosas que resulta agraviante para los jaliscienses en pleno siglo XXI. Y no hablo de una forma abstracta ni conceptual del autoritarismo, sino, de su forma más lacerante: la que se manifiesta en todo el peso de la injusticia del Estado como entidad de poder, contra la condición inerme de un simple ciudadano.

Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Juan Carlos Guerrero Fausto, Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco.

Para el caso, me refiero al joven Miguel Ángel Sevilla Gutiérrez, a quien la Fiscalía General del Estado (FGE) trató de incriminar como uno de los que participaron en la agresión a policías municipales en el estadio Jalisco el pasado día 22 de marzo en el partido de Chivas contra Atlas. Luego de aquellos lamentables hechos, y ante una opinión pública que exigía respuestas ante los desmanes, a los agentes Cristian Julio Antonio Torres Pimentel, policía investigador, y el jefe de grupo José Guadalupe Flores Tovar, de la FGE se les hizo fácil y a la vieja usanza del infame Servicio Secreto que operó en la Guadalajara de los años setenta,  apresar a un inocente para salir al paso de la presión de la sociedad, y mediante una estrategia absurda de manipulación, trataron de incriminar al joven como parte de los indiciados en los hechos.

El argumento de los “investigadores” hoy cesados, fue la media filiación del joven inocente detenido, con la de uno de los auténticos participantes. Incluso, para lograr un efecto más creíble, los hoy ex agentes de la FGE, disfrazaron con una cachucha idéntica a la que el verdadero agresor portaba el día del partido, para que no quedara duda de que Miguel Ángel Sevilla era el culpable. Familiares, amigos, medios de comunicación tomaron cartas en el asunto, y pronto ante la injusticia, la sociedad generó una ola de indignación tal que, la FGE tuvo que desdecirse de la acusación, propiciando con ello, la liberación del joven inculpado.

El hecho nos consternó gravemente a los jaliscienses, pues nos remite a la pregunta que siempre gira en torno al sistema judicial mexicano: ¿Cuántos de los miles de presos que saturan las cárceles, se encuentran ahí en base a la construcción deliberada de culpabilidades, de confesiones, como consta legalmente en el caso del joven Miguel Ángel, extraídas mediante tortura? Ante el escándalo, el director de la FGE, Luis Carlos Nájera, dio la noticia de la destitución de los malos elementos, en un ardid que nos demuestra cuál es el nivel de compresión que tiene de la impartición de la justicia. Es decir, en Jalisco, la posibilidad de que un joven pase injustamente varios años en la cárcel, equivale para la FGE, a un portentoso jalón de orejas para los agentes que incurrieron en la terrible falta. El castigo ejercido en contra de los agentes de la FGE, no se compara en lo más mínimo respecto al daño que estuvieron a punto de ocasionarle a un inocente.

Sí, el autoritarismo ejercido por el gobierno de Aristóteles Sandoval en contra de un ciudadano inocente, se manifestó en el embuste de los agentes, pero también se manifestó de manera continuada en la forma en que a dichos agentes se les perdonó su gravísima falta. El autoritarismo del que he vendido hablando a lo largo de este artículo, quedo manifiesto en la afirmación el joven Miguel Ángel Sevilla al señalar que fue torturado para obtener una declaración a modo. El autoritarismo se manifiesta en la intimidación de la que fueron víctimas familiares y amigos del muchacho agraviado a la hora de estarlo defendiendo. Este caso, no sólo es la historia de una vulgar cachucha incriminatoria, sino la evidencia comprobatoria de que dentro de la FGE, aún siguen operando agentes en la lógica de la supremacía ‘a como dé lugar’ del Estado sobre los derechos de los ciudadanos. Eso es el autoritarismo.

El caso de Miguel Ángel Sevilla Gutiérrez es emblemático y deberá quedar para la historia, puesto que nos permite introducirnos como espectadores a las alcantarillas de la Fiscalía, dejándonos ver cómo es que ahí se preparan las cosas. La enseñanza es que es el ciudadano y sus cercanos, deben poner en juego sus limitadas fuerzas, para demostrarle al aparato policiaco y judicial del Estado, la inocencia de una persona. Por otro lado y ya para cerrar esta reflexión, debo decir que los agentes de la FGE deben ser sometidos a un estricto control sobre la manera en que realizan sus investigaciones.

Expertos ajenos a esa institución deben hacer exámenes científicos al modo en que dichos agentes constituyen y efectúan las metodologías de sus investigaciones. Esto para no dejar duda alguna sobre la validez de una secuencia investigativa que pudiera derivar en posibles detenciones. Desafortunadamente, el principio utilizado por agentes como los hoy cesados, se basó en la certeza atroz de que los ciudadanos somos ingenuos, que no pensamos, que somos incapaces de discernir la realidad. Vamos, pensaron engañar a toda una sociedad que es hoy día más culta y está mejor informada, con una vil cachucha. En el intento, dejaron clara la manera en que ellos, agentes de la FGE, imaginan y piensan a la sociedad. Están seguros de que los jaliscienses somos incapaces del análisis. Así nos perciben. Y no pueden pensar de otra manera en tanto no sea saneado de fondo, la lógica autoritaria que el PRI le ha devuelto desgraciadamente, a la vida pública de los jaliscienses.

Publicado en: http://www.lajornadajalisco.com.mx/2014/04/16/pri-y-el-autoritarismo-ahi-sigue/