Zapotillo: la encrucijada hídrica

Dipútada Local, Celia Fausto Lizaola. Presidenta de la Comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco.

Dipútada Local, Celia Fausto Lizaola. Presidenta de la Comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco.

Recientemente el Gobierno de Jalisco daba a conocer que la Presa El Zapotillo será construida con una cortina de 105 metros de altura sobre el embalse del río Verde. En un comunicado establece su apego al dictamen emitido por el Comité Técnico de Operación de Obras Hidráulicas de la CONAGUA, argumentando que la construcción de diques para contener el agua del embalse, representan un peligro permanente, toda vez que con la presión del agua en cualquier momento se pueden derrumbar, debido a la fragilidad del suelo donde se cimentarían estas dos murallas de doce metros de altura cada uno por casi medio kilometro de largo entre ambos; concluyendo que por seguridad de los habitantes de ese poblado deben aceptar su reubicación, ofreciéndoles garantía de una aceptable indemnización por sus casas y tierras de cultivo.


En un segundo momento, hace énfasis en que la obra hidráulica ayudará a erradicar el desabasto de agua que padecemos los habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG).

Siendo estos, los dos argumentos centrales del Poder Ejecutivo, no toma en cuenta que el 23 de marzo, el director de la cuenca Lerma-Santiago Pacífico, ya había expuesto el problema técnico de los diques y su elevado costo, por lo que se convierte en un repetidor tardío de un funcionario menor del gobierno federal; igualmente pasa por alto mencionar que la presa se construye a modo del gobierno de Guanajuato.

El Ejecutivo estatal se muerde la lengua al señalar que por fallas de suelo, los diques de protección a Temacapulín, podrían colapsar en cualquier momento, sin considerar que la mecánica de suelo es la misma del sitio donde se levantaría la cortina de 105 metros de altura y de 320 metros de longitud. El gobierno no es del todo honesto cuando sólo señala los beneficios al AMG y a la región de los Altos, pero no explica que por intereses transexenales se ve obligado a ceder parte de la soberanía estatal a favor de otro gobierno.

Publicado en: http://www.cronicajalisco.com/notas/2014/12669.html