Por

CONCURSO DE FOTOGRAFÍA DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER (Bases)

El Partido de la Revolución Democrática en Jalisco te invita a la segunda edición
del
CONCURSO DE FOTOGRAFÍA DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
TEMA 2014: Mujeres en Acción

Bases

1.- Requisitos

a) Podrán participar hombres y mujeres fotógrafos aficionados y estudiantes.
b) Deberán ser de nacionalidad mexicana, radicar en el Estado de Jalisco y ser mayores de 16 años cumplidos.
c) No podrán participar fotografías premiadas en otros concursos nacionales o internacionales.
d) Es indispensable ser el autor de la fotografía. Ya que todas las fotografías que participen en el concurso deben ceder los derechos de la misma.
e) No ser empleado administrativo del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Jalisco.
f) Las imágenes no deben estar manipuladas digitalmente.
g) El incumplimiento de cualquiera de los anteriores requisitos será motivo de descalificación directa sin derecho a réplica.

2.- Registro

a) La recepción será del 15 de enero a 21 de febrero de 2014
b) Sólo podrás participar con una fotografía por persona
c) Enviar a prdconcursodefotografia@gmail.com los siguientes datos:
1. Datos del participante:

• Nombre completo
• Fecha de nacimiento
• Domicilio
• Teléfono/Teléfono celular

2. Datos de la(s) fotografía(s):

a) Presentación:

• Título
• Texto conceptual de 250 palabras
• Especificar si la fotografía fue captada con un cámara análoga o digital
• Fecha exacta o aproximada de su realización
• Lugar donde se creó

b) Datos técnicos:

• 300 dpi
• Medida 11×16 pulgadas

• JPEG
• RGB o Escala de grises

c) Si cumples con todos los requisitos y una vez enviado el correo, recibirás un número de participante en un plazo no mayor a 48 horas con el que será identificada tu fotografía durante el concurso.
d) Para mayor objetividad los jueces no tendrán acceso a tus datos personales. El proceso de selección se hará utilizando tu número de participante.

3.- Selección

a) El jurado estará integrado por fotógrafos profesionales y reconocidos periodistas.
b) Evaluarán todas las fotografías registradas tomando en cuenta la calidad fotográfica y la presentación conceptual. Serán seleccionadas diez fotografías que participaran en la final.
c) El día lunes 3 de marzo se publicarán las diez fotografías finalistas en redes sociales del PRD Jalisco, las imágenes se imprimiran en 16×20.
d) Los propietarios de las obras serán notificados de su pase a la siguiente etapa. Posteriormente se publicará la sede y hora del evento de premiación.

4.- Final

a) El jurado deliberará públicamente el día 8 de marzo de 2014 y definirá el primer, segundo y tercer lugar. De acuerdo con la valoración artística, técnica y conceptual de los participantes, las tres imágenes ganadoras se imprimirán en gran formato para su exposición.
b) Cualquier cuestión o circunstancia no prevista expresamente en estas bases será resulta por el jurado y su decisión será inapelable.

5.- Premiación

a) La premiación se hará el día 8 de marzo de 2014 en un evento público.
b) Premios de adquisición:
• Primer lugar: 5,000.00 pesos
• Segundo lugar: 3,000.00 pesos
• Tercer lugar: 1,500.00 pesos
c) Todas Las fotografías participantes serán expuestas en la sede del PRD Jalisco.

Por

Álvarez Cibrián: un funcionario disfuncional

Juan Carlos Guerrero Fausto

Poco o ningún nivel de altura académica –y mucho menos de prudencia política– demuestra el actual ombudsman de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ), Felipe de Jesús Álvarez Cibrián. Digo esto por el rotundo “no” que –de manera anticipada y superficial– el antes mencionado ha manifestado contra la legalización del uso de la mariguana con fines recreativos y medicinales en Jalisco. En este momento el debate sobre el tema es apenas una sugerencia que rápidamente va tomando forma; esto en tanto se preparan los cuadros de especialistas para darle curso a la discusión. Sin embargo, y sin que haya de por medio algún dictamen o alguna reflexión por parte de expertos en el tema, Álvarez Cibrián llega, y con una acción que no puede ser calificada más que como una expresión autoritaria –muy a su estilo por cierto–, nos dice de golpe y de una vez a los jaliscienses: “la mariguana no”.

Una postura cerrada que no devela otra cosa más que pobreza en la capacidad del diálogo, así como una ausencia total de decoro y habilidad política en las formas para la construcción del debate, esto ante una sociedad que no pide como regalo dicha discusión, sino que la exige como parte de sus obligaciones a funcionarios como Álvarez Cibrián. Como ciudadanos, sabemos que Felipe de Jesús es el encargado de una de las instituciones consideradas como las perlas de nuestro actual sistema democrático. Por eso resulta chocante encontrarlo en el papel descalificador en asuntos ante los que debería asumir una postura más objetiva. Esto en tanto que así como hay quienes se oponen a la legalización de la mariguana, también estamos –y por miles– los que pedimos la legalización de la misma para fines recreativos y medicinales. Por ello, cuando el titular de la CEDHJ asume de manera despótica una postura en contra –sin siquiera saber en que derivará el debate– nos agravia, violenta –irónicamente– nuestros derechos humanos, conduciendo a la ciudadanía a la confusión terrible de no saber cuál es la verdadera función del ombudsman a cargo de dicha institución.

Por otro lado, nos extraña y nos ofende mucho la prontitud con que el funcionario ha saltado al escenario para respaldar como titular de la CEDHJ una postura que hasta el momento sólo ha encontrado apoyo en los grupos conservadores de la ciudad. Remarco que esa postura es ofensiva, porque en otros casos en los que los jaliscienses hemos necesitado que Felipe de Jesús asuma una actitud más firme y clara, éste ha brillado por su ausencia. De hecho, si hemos de calificar su paso por la CEDHJ, la constante será que luce más por lo que ha dejado de hacer que por lo que ha hecho. Es, en pocas palabras, un funcionario constituido por sus muchas –demasiadas– ausencias. Tan sólo debo traer a la mente de los jaliscienses que en el pasado y arduo debate que se dio en el estado para la aprobación de la Ley de Libre Convivencia, el funcionario prácticamente desapareció de los múltiples escenarios de discusión que se abrieron. Por otro lado, hace no mucho tiempo, la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Travesti, Transexual e Intersexual (LGBTTI) denunció que el titular de la CEDHJ ha ejercido prácticas excluyentes en contra de dicha comunidad, dado que en los seis años que ha estado a cargo de la institución no se ha presentado ni una sola recomendación a favor de los integrantes de este sector, pese a los cientos de quejas que se han expuesto.

Es en este punto que podemos ir atando cabos, ir haciendo una secuencia del actuar del ombudsmany pronto, muy pronto encontramos la aversión que éste tiene por los temas alusivos a los sectores o grupos vulnerables que enarbolan algún tipo de problemática que atente contra las tradiciones, contra “sus valores”. Es ahí que la situación adquiere una dimensión verdaderamente atroz, pues nos damos cuenta de que al frente de la institución que debiera velar por los derechos de los grupos frágiles se encuentra un individuo que padece un inocultable cuadro de complejos y prejuicios sociales. En pocas palabras, Felipe de Jesús Álvarez Cibrián no es un funcionario apto para la labor que se le ha encomendado. El debate que se cierne para la legalización de la mariguana con fines recreativos y medicinales no ha sido otra cosa más que la confirmación de que el titular de la institución no está ahí para defender los derechos humanos de jaliscienses en situaciones críticas. Por el contrario, su labor –y esto ha quedado de sobra comprobado– es obstruir, retardar, sabotear los afanes de modernización de una sociedad que, le guste o no, lo va a rebasar, independientemente del escozor manifiesto que tiene por la modernidad.

Y remarco aquí con toda claridad que el afán de nuestro partido no es trivializar el tema de la mariguana, sino de dar la cara, de dar respuestas a la sociedad dentro de uno de los contextos históricos más críticos de violencia que hemos vivido como nación, y que –me atrevo a decirlo– la humanidad ha vivido dentro de la lógica destructiva del modelo neoliberal. Más de 100 mil mexicanos muertos, más los miles de desaparecidos en medio de la violencia de una narcoguerrafratricida, son cosas –le recuerdo al señor Álvarez Cibrián– muy serias. Nuestro estado, y en especial su capital, Guadalajara, han presentado a lo largo de las tres últimas décadas una tendencia a la apertura cultural. El tema de la mariguana, hoy por hoy, es tanto un asunto jurídico como clínico y cultural. Poco a poco los jaliscienses hemos dejado de considerarlo un asunto policiaco o que requiera que los jóvenes consumidores sean encarcelados, golpeados y humillados por portar un cigarro de mariguana. Ahora sí que muy valiente salió el ombudsman a defender la postura de los grupos retardatarios de la ciudad, mismos que ya afinan las baterías para iniciar una campaña en contra de la propuesta de nuestro compañero y amigo en el Partido de la Revolución Democrática, el diputado Enrique Velázquez.

Sí, muy valiente es Álvarez Cibrián para denostar nuestra propuesta, pero no mueve –ni moverá– un dedo siquiera para defender de la cárcel y los abusos policiacos a las decenas de jaliscienses –que por una necesidad médica– requieren de la mariguana. Eso nos demuestra que el citado proviene de un medio en el cual, de manera prejuiciada, los debates ocurren a un estilo diferente que el democrático. Lo reitero: Felipe de Jesús Álvarez Cibrián es el mismo que nada hizo ante el debate de la Ley de Libre Convivencia. No hizo nada sobre el tema de las problemáticas LGBTTI. Ahora que llega el tema de la mariguana, la situación y sus antecedentes lo pintan más que claro: Álvarez Cibrián estará –¡ya está! –del lado de los menguados grupos de ultraderecha. No puede ser de otra manera, en tanto Felipe de Jesús es también –y con su actuar él mismo ha dejado evidencias– todo un señor de las recalcitrancias conservadoras, burócrata obnubilado que, sin saberlo, será dejado de lado en un debate que ya empezó defendiendo de la peor manera: con un madruguete timorato y desabrido que pinta por completo todas sus predecibles limitaciones.

*Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Publicado en http://www.lajornadajalisco.com.mx/2014/02/19/alvarez-cibrian-un-funcionario-disfuncional/

Por

Mariguana: El debate que viene

Juan Carlos Guerrero  Fausto

La guerra global a las drogas ha fracasado, con consecuencias devastadoras para individuos y sociedades alrededor del mundo”. Eso no lo digo yo, ni lo decimos como partido político. Son las primeras líneas que se leen en el informe de la Comisión Global de Políticas de Drogas, uno de los organismos más importantes del mundo en la revisión de las políticas de Estado contra el narcotráfico. La comisión que está integrada por personalidades como el ex secretario de la ONU, Kofi Annan, el escritor Mario Vargas Llosa, y la cual también contó como consejero a Carlos Fuentes, laureado novelista mexicano ya fallecido. El informe fue presentado en junio del 2011 y convida en su argumento a que se termine con la criminalización, la marginalización y la estigmatización de las personas que usan drogas, pero que no hacen daño a otros. Ante esta perspectiva, es obligado para partidos identificados con el progreso como es el caso del PRD, asumir una posición clara, de frente a las problemáticas derivadas del narcotráfico.

Es por ello que nuestro partido pugna ahora porque se abra de manera pública el debate sobre el uso legal y moderado de la mariguana. No hablamos, para el caso, de una petición infundada, sino de una exigencia social de cara al desastre humano que significa para la nación la fallida guerra contra el narco instaurada durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa. Como instituto político, el PRD intenta colocar el debate en manos de prestigiados especialistas, académicos, líderes sociales y de los ciudadanos en general. Para nadie es un secreto que las instituciones de seguridad pública se han visto rebasadas por los hechos, y en algunos casos, el país ha padecido los estragos de la ingobernabilidad más lacerante, aquella en la que el ciudadano común queda expuesto y sujeto a la incertidumbre de las circunstancias que los mexicanos padecemos. De ahí que en el PRD llevemos ya muchos años debatiendo las posibles salidas a los múltiples conflictos que derivan de la guerra contra el narco, siendo la salida política –la que considera al problema de la mariguana como un asunto de salud y no policiaco ni carcelario- una de las reflexiones en las que más hemos trabajado.

Hoy día es imperioso replantear la mirada y tomar en cuenta la tendencia global de liberar gradualmente el uso de la mariguana como en algunas partes de Estados Unidos ya se hizo, o como recientemente ocurrió en Uruguay, donde el presidente José Mujica, -un estadista de izquierda- determinó la liberación del uso de la mariguana colocando al Estado uruguayo como rector. Las evidencias pues, son más que claras. En México ya va para ocho años que el gobierno de la república nos presenta puntualmente las estadísticas de los “avances” de la guerra contra el narcotráfico. En las mismas vemos las flamantes cifras que señalan decenas de cultivos incautados, de toneladas de mariguana y coca requisadas, de miles de arrestos y encarcelamientos que se han hecho tanto a productores como a consumidores. Lo hiriente de dichas cifras, es que las mismas se exponen de manera paralela a las estadísticas de los miles de muertos y los miles de desaparecidos vinculados a la guerra contra el narcotráfico, situación que nos deja más que claro que algo está mal al plantear un problema de salud pública, como una estrategia de orden militar y policiaca, como ya lo apuntaron los especialistas de la Comisión Global de Políticas de Drogas. Este es el punto en que hoy día nos encontramos, y en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) estamos claros que ha llegado la coyuntura para abrir el debate sobre el tema, así dando espacio a la tan importante voz de la ciudadanía e investigadores podremos llegar a un consenso de ideas que nos permitan ver claramente cuál es la mejor manera de actuar ante este fenómeno, que estamos claros, no se soluciona con armas y restricciones. Después de este ejercicio será posible presentar una Iniciativa de Ley ante el Congreso del Estado, sustentada y socializada correctamente. Sabemos por la experiencia del debate que antecedió la aceptación de la Ley de Libre Convivencia, que los grupos conservadores en la ciudad, ya se preparan para oponerse a la nueva propuesta. Pronto estarán rasgándose las vestiduras, esos que se escandalizan porque un joven esconde un cigarrillo de mariguana en su mochila, pero que callan cobardemente ante los miles de muertos y desaparecidos que ha dejado una guerra que –irónicamente- inició un presidente salido del Partido Acción Nacional, partido al que muchos de esos grupos recalcitrantes de doble y triple moral encaramaron en el poder, llevándonos a la hecatombe que hoy como nación sufrimos.

Y remarco la palabra “sufrimos” porque no hay otra manera de definirlo. Duele decirlo, pero es el México de hoy en día, un punto en que parte de la civilización se ha roto. Hablo de la civilización como la máxima expresión cultural humana, la que permite la trascendencia de los grupos sociales. Si volteamos un poco a nuestro país, y contabilizamos más de 110 mil muertos, -muchos de ellos asesinados en medio de la barbarie más salvaje-, si a eso sumamos además los miles de desaparecidos, las decenas de familias trashumantes en un doloroso éxodo dentro de su propio país, tendremos una idea clara y deprimente de los escenarios provocados por una estrategia equivocada, la cual es urgente redireccionar. Como en muchos otros aspectos torales de la cultura contemporánea, México vive dislocado de la historia, y el tema de las drogas es uno de ellos. No se puede ser una nación que presuma un modelo democrático impecable, cuando por debajo del agua, las formas de trato estado/sociedad, -en lo concerniente al consumo de drogas- sigue siendo autoritario y paternalista. En el PRD creemos que llegó la hora de entrarle al debate, y lo haremos con toda responsabilidad.

Juan Carlos Guerrero
Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Artículo publicado en: http://www.milenio.com/firmas/juan_carlos_guerrero_fausto/Mariguana-debate-viene_18_244955569.html

Por

Triste autoinforme

Juan Carlos Guerrero Fausto

Gran algarabía ha desplazado nuestro gobernador al presentar ante los jaliscienses su primer informe de gobierno. Bueno, siendo precisos, lo presentado el pasado 4 de febrero no fue del todo –en términos protocolares– un informe tal cual. Más bien fue un reporte autocomplaciente de los supuestos logros alcanzados por el gobierno de Jalisco, esto, según las propias palabras de su actual jefe, Aristóteles Sandoval Díaz. Como ciudadanos no sabemos qué pensar ante los desplantes de autosuficiencia de nuestro gobernador, quien nos presenta una realidad que nosotros –los ciudadanos de carne y hueso– hemos ido viviendo en el sentido contrario. Una de dos: o los jaliscienses padecemos de una alucinación colectiva que nos impide ver del todo la bonanza por la que atraviesa el estado según nuestro gobernador, o de plano Aristóteles aún no termina de bajarse del todo del último carrusel que visitó en Disneylandia.

Digo esto –y ofrezco disculpas por ello– quizás con un poco de sorna, pero sin ningún sentimiento de culpa, esto en tanto parece ser que el gobernador no la siente por nosotros al presentarnos cifras y escenarios tan disparatados a los ciudadanos jaliscienses. Siempre he sido del pensar que un informe anual de gobierno no necesita del todo ser presentado de manera ritualística. Por el contrario, creo que tan sólo debemos estar muy despiertos al hacer político en el día a día para que como ciudadanos, tengamos más que claro cuál es el estado de cosas que guarda un gobierno. Si como jaliscienses hemos visto el curso que han tomado las políticas públicas a lo largo del año pasado, entonces difícilmente podemos soportar las palabras contenidas en un informe que, de plano, nos habla de otro mundo, de otra realidad. Desafortunadamente para Aristóteles, para sus asesores, los jaliscienses hemos estado más que despiertos y atentos al curso que han tomado las cosas a lo largo del último año. No estamos soñando –bueno, a menos que sea una pesadilla– cuando tenemos que pagar siete pesos por el uso del transporte público en la ciudad, cosa que ha golpeado de manera severa las economías familiares.

Tampoco es un sueño que, por ejemplo, Jalisco se encuentre hoy en día en sus niveles más bajos de competitividad en el escenario de las inversiones nacionales e internacionales, tal como lo señaló hace un par de semanas Juan Alonso Niño Cota, coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), quien habló de la baja que ha tenido Jalisco en ese rubro, además del creciente índice de desempleo, sin contar con que los pocos empleos que se generan en nuestra entidad, padecen de un infame nivel salarial. Esto amén de mencionar que el gobernador recién anuncia que de aquí a cinco años, la Secretaría de Cultura contará con el pomposo 1% del Presupuesto de Egresos del estado, irónico pues, que Guadalajara, una de las ciudades considerada como más cultas del país y de América Latina, tenga que conformarse con una inversión que se ofrece en medio de tan indignante regateo y desprecio por nuestros miles de artistas y artesanos. Esas son tan sólo algunas de las muchas “auténticas realidades” que los jaliscienses padecemos, y que por alguna razón mágica, el gobernador omitió.

Un aspecto destacable del evento fue la Glosa Ciudadana que de muchas maneras enfrentó y desdijo las palabras de Aristóteles, en lo que es considerado, quizás, el mejor momento del informe. Me refiero a los más de 100 expertos, académicos, líderes y luchadores sociales que fueron invitados al informe para presentar sus sugerencias, dudas y quejas sobre el primer año de trabajo del gobierno del estado. Se ve que la sociedad civil, como esa fuerza representada por ahora de manera fragmental –en tanto se trata de diferentes liderazgos defendiendo diferentes posturas y problemáticas– cada día adquiere un mayor peso ante el poder político. De ahí que el gobernador, representante visible de ese poder, deba dar cabida a esas otras voces, voces no domadas, no complacientes ni prontas al aplauso adulador. Mal momento pasó pues el gobernador al enfrentarse a esas 100 personalidades, que con su sola presencia denotaban que ahí –en el mismo escenario del informe– se estaban presentando dos realidades que se descalificaban mutuamente.

Al final, Aristóteles Sandoval se queda con la realidad de su propio informe, de su autoinforme, compartido y celebrado por sus iguales, esto ya, en otro momento del evento. No por nada –y a manera de amuleto– el actual gobernador invitó al evento a viejos ex priístas que felices departieron el regreso de la forma “tradicional” de ofrecer un informe, es decir, el retorno de la autoalabanza como fórmula pública de retratar una realidad que sólo ocurre en la cabeza de un gobernante decidido a imaginar… imaginar –dijo él al final de su exposición– “un Jalisco con mejores salarios, un Jalisco seguro”. Triste pues, que los jaliscienses quedemos supeditados a la imaginación, al sueño, a los buenos deseos, mientras tanto, iremos viendo en caravana –y en el escenario de la vida real– los aumentos desmesurados a la canasta básica, el declive del empleo y el avance de las sombras de la inseguridad. Ese informe que el gobernador presentó, lo reitero, está muy lejos de lo que el ciudadano común vive a diario.

Juan Carlos Guerrero Faucto
Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD Jalisco

Publicado en http://www.lajornadajalisco.com.mx/2014/02/11/triste-autoinforme/