Por

Posicionamiento Reforma Energética.- Dip. Celia Fausto Lizaola

Con una prisa inaudita, extravagante, inusitada y absurda, menos de 24 horas después de ser votadas en San Lázaro, y con una celeridad digna de mejores causas, se impulsa en los congresos locales de todo el país, de manera precipitada y con sesiones ilegales, el consentimiento de las reformas constitucionales en materia energética recién aprobadas por el Senado y la Cámara Federal; así sucedió en Chiapas, Veracruz, Querétaro, Durango y otras entidades.

Con una supuesta convocatoria, de última hora, de habladas y sin orden del día ni temas a tratar, se pretende hoy, avalar en Jalisco, por consigna y sin conocimiento del daño y consecuencias de tal acción, una reforma entreguista, regresiva y a todas luces dictatorial.

La Ley Orgánica del PLEJ, señala que entre otras razones, que no aplican para la que nos ocupa, “la sesiones que se convoquen por algún asunto urgente, a consideración de la mesa directiva…”

¿Y Cuál es la urgencia?

Quedar bien con un presidente ignorante, que seguramente en 5 años abandonará el País, dejándolo a manos de saqueadores, él se irá, nosotros nos quedaremos aquí, con nuestras familias. ¿Qué acaso no les duele México?

La Fracción Parlamentaria del PRD estamos dando la batalla en las tribunas parlamentarias.

No podemos dejar que el robo más grande en la historia de nuestro país, se dé sin dar la pelea, lo sabemos, tienen, ustedes, Diputadas y Diputados sin conciencia, una orden que cumplir, pero no será sin enterarse de la traición que ello significa para la gente que confió en ustedes, que votó por ustedes convencidos de que su propósito sería, hacer leyes para mejorar la calidad de vida de las familias.

Sólo basta hacer un ejercicio de reflexión, escuchen los gritos afuera, exigiendo ser atendidos, consultados y respetados, con independencia de la severidad para manifestar sus reclamos, ello es consecuencia de este tipo de práctica por las reformas fast track y madruguetes…!!!

La Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, sancionada en Querétaro en 1917, ha sido desmantelada por el Congreso de la Unión. Estamos ante una concesión de hecho del subsuelo territorial de la nación a la potencia mundial vecina, Estados Unidos.

Es un proceso destructivo del régimen constitucional que comenzó en noviembre de 1991, cuando se reformó el artículo 27 para abrir la puerta al despojo y la privatización de las tierras ejidales, y culmina en diciembre de 2013, cuando una contrarreforma aún más radical acaba de destruir ese artículo pilar de la Constitución, como ya han sido desmantelados en los hechos los originarios artículos 3º, relativo a la educación, y artículo 123, sobre los derechos y garantías de los trabajadores.

El desmantelamiento de los artículos 27 y 28 Constitucionales sólo puede compararse en la historia nacional con el fracasado proyecto del Tratado McLane-Ocampo, sin que ninguna situación extrema como fue la intervención francesa le conceda siquiera una sombra de justificación. Esta es la dimensión de lo resuelto por la alianza PRI y PAN en este diciembre de 2013.

Estamos ante reformas Constitucionales votadas por consigna, sin debate, sin argumentos. La cesión al capital privado de facultades hasta ahora reservadas a la nación en exploración, explotación y transformación de petróleo; la conversión de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, hasta ahora entidades paraestatales, a empresas productivas del Estado, y la eliminación del carácter estratégico de la refinación y el transporte de petróleo, la generación de electricidad y la producción de gas. Asimismo, se abre la posibilidad de que las trasnacionales mineras que operan en el país se sumen a la explotación de reservas de crudo y gas.

Estas adulteraciones constitucionales generarán un desastre económico, político y social: el Estado perderá buena parte de la renta petrolera que ahora recibe y, con ello, se debilitarán o desaparecerán programas de bienestar social que resultan indispensables para grandes sectores empobrecidos de la población y se verán en peligro los presupuestos para salud, educación y servicios.

Las trasnacionales energéticas sentarán sus reales en vastas regiones del territorio nacional e impondrán su ley en ellas, como suele ocurrir en los entornos depauperados donde operan y como ocurría en nuestro país hasta 1938; ese control, a su vez, reducirá los de por sí estrechos márgenes de soberanía que aún le quedan a México.

Por otra parte, ante la evidente debilidad fiscalizadora del gobierno, la distribución de licitaciones, contratos y concesiones por parte de PEMEX y la CFE dará lugar a un nuevo ciclo de corrupción, en tanto que los trabajadores del sector se verán sometidos a condiciones de precariedad y pérdida de derechos y conquistas.

Ello, sin contar que, una vez instaladas en el país, las grandes trasnacionales conformarán un poder fáctico superior a cuantos ha padecido México hasta ahora, el cual tendrá la capacidad de infiltrar y de relegar a las instituciones legales.

Más allá de sus contenidos y de sus consecuencias, esta reforma constitucional es impresentable por antidemocrática, por el desaseo en las formas en que fue adoptada y por su redacción. Cabe preguntarse, en efecto, por qué el oficialismo se ha negado sistemáticamente a someter su iniciativa de privatización del sector energético a una consulta ciudadana.

Para colmo, la técnica jurídica empleada es tan deficiente y precipitada que deja al artículo 27 constitucional con términos contrapuestos, lo que abre paso a la ambigüedad y la discrecionalidad en la aplicación, y abusa de artículos transitorios que adquirirán el carácter de permanentes, como es el caso de los lineamientos sobre tipos de contratación, las atribuciones asignadas a diversas dependencias y la conversión de Pemex y la CFE en empresas productivas del Estado.

Felicidades; al PRIAN, han procreado un bodrio, como diría en su tiempo un personaje de acción nacional; ese corral monstruoso lo conocerán perfectamente la sociedad Jalisciense.

“Ya no!!! Ya no, se atengan a su dicho de que: la ciudadanía tiene memoria flaca, o peor aún, que no tiene”

YA NO, YA NO!!!

Diputada Local Celia Fausto Lizaola

Por

Las promesas de los buitres

“Por el bien de México” dicen en el Senado los representantes del PRI y del PAN. “Por el bien de los mexicanos”. Vemos sus caras; los conocemos. Rictus ensayados de gesticulación patriotera en un país hundido y harto de que se haga “tanto bien” por nosotros, los mexicanos. Nos encontramos ante un nuevo momento en la arena de la política nacional en el cual ocurre –a la vista de todos– la aceptación de que entramos en una nueva fase, la del conservadurismo entreguista formado tácitamente por lo que es de una manera descarada la coalición ilegitima de partidos PRI/PAN.

Un cogobierno arribista y engarzado oportunistamente que hoy usurpa y oferta el mayor de nuestros recursos naturales al mejor postor. Es la privatización velada de PEMEX un refrito barato en la escenificación por parte de algunos malos políticos –que desde ya se asumen como los nuevos héroes de la patria– al liberar los activos de Petróleos Mexicanos a la inversión privada. Sí, un refrito barato para ellos en el contexto de los debates, pero incalculablemente caro para el destino de nuestra nación.

A ellos les tocó encarnar con sus votos a favor de la reforma energética, la maldición eterna que nos impide ser, crecer. Son esos votos, son ellos unidos en esa infame coalición, el refrito punzante del entreguismo santannista que nos ha acompañado por siglos a los mexicanos. Pulverizada la esperanza de nuevo. Desechas las expectativas de progreso ante un hecho que irá con los años, dejando que los recursos se filtren por los orificios del neoliberalismo, que el día de hoy ve cumplido uno de sus más entrañables y voraces sueños: quedarse de a poco con el petróleo mexicano.

Ha sido la ilícita coalición PAN/PRI la que les ha abierto las puertas a las petroleras urgidas de nuestros recursos. Ellos no asumen la culpa, no arrostran la vergüenza. Por el contrario, presentan la acción entreguista de la reforma energética como la gran hazaña de todos los tiempos. Quisieran salir de la Cámara de Diputados y del Senado en hombros, directos al Olimpo de los héroes nacionales.

“Es por el bien de todos los mexicanos dicen ellos”, palabras odiosas en un país que ha perdido en los últimos treinta años casi en 100% la capacidad salarial adquisitiva. Con un salario de hoy día –que raya en los 65 pesos– compramos cinco kilos de tortilla, cuando en 1982, con esa misma cantidad adquiríamos más de 50 kilos. Esto de acuerdo al Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (CESOP). Somos un país hundido ante la mayoría de las calificadoras internacionales en rubros como economía, educación, salud, seguridad, poder adquisitivo, paz social.

Un millón más de pobres ha generado este 2013 el sistema que defienden los priístas y los panistas a capa y espada; un año que tenebrosamente termina. Y ahora, esos mismos que nos tienen postrados en la ruina y en la absoluta desesperanza nos vienen a decir que la Reforma Energética, es “por el bien de todos los mexicanos”.

Las oligarquías nacionales podrán acomodarse a la reforma energética, les beneficia, está pensada para sus propios intereses, no para los intereses de los mexicanos. Por ello y de espaldas a la nación, sin una pizca ya de inquietud, abren las puertas a la coinversión del capital nacional y extranjero.

Disponen dentro de la reforma, varias modalidades para que esto se efectúe. A la privatización de Pemex le llaman decorosamente “servicios de utilidad compartida” o “servicios de producción compartida”. Las ganancias están pensadas para la inversión pública y sus cancerberos en el Senado de la República, no para los mexicanos. Quienes conforman la ingrata –y hoy ya visible y aceptada– coalición del PRI y el PAN lo saben. Están contentos con ello. Con la aprobación de la reforma, su pequeño mundo perfecto lo será aún más. Para ellos, México no es otra cosa que sus posibilidades infinitas de acaparamiento. En su concepción de México, los millones ascendentes de pobres no significan nada, sólo un número que crece a diario en quién sabe qué latitud del país, pero mientras no los vean, pues no existen.

Con la reforma llega la garantía de que para el próximo año habrá un millón, quizás dos millones más de pobres, los que sean; no les importa que México reviente y se desborde de miseria mientras ellos puedan seguir “sirviendo a la patria”. Tarde se darán cuenta de que sus patrióticas maniobras para “modernizar” al país desatan el efecto contrario en las vidas de aquellos a quienes intentan beneficiar.

Son pues esos malos políticos que hoy entregan a Pemex, una versión patética e invertida del Rey Midas. Todo lo que tocan…lo arruinan. Hoy el México prometido no podría estar más lejos de los sueños, y más cercano a una más de las muchas pesadillas que en sus afanes por crear un México mejor, nos han heredado esos militantes del PRI o el PAN. Los vemos en el estrado del Senado, agitando con frenesí sus manos, parecieran no querer darse cuenta que esa euforia de la que se sienten orgullosos ante sus compañeros de partido, pronto se convertirá de manera inevitable en la desgracia de millones mexicanos.

@carlosguerrerof

*Presidente del Comité Ejecutivo Estatal del PRD

Juan Carlos Guerrero Fausto

Este artículo fue publicado en: http://www.lajornadajalisco.com.mx/2013/12/12/las-promesas-de-los-buitres/

Por

Medios y democracia

En nuestro país, la evolución de la democracia ha sido simétrica. Es decir, que el avance en el perfeccionamiento del sistema de partidos que tanto esfuerzo nos ha costado a los mexicanos durante décadas, ha derivado en el fortalecimiento de otros sectores de la vida pública. Y sin duda, es el plano de los medios de comunicación, uno en los que más se ha reflejado esa evolución.

Me refiero en este caso, a un avance sustancial en las posibilidades del ejercicio de las libertades para comunicar. Evidentemente, haber llegado a ese nivel en el proceso de plenitud de los medios, no es algo que se haya construido de la noche a la mañana. Por el contrario, ha sido un proceso que ha enfrentado muchas situaciones adversas, y que en el fondo ha costado, además de la persecución, la cárcel o desaparición de decenas de periodistas en los últimos años, la sangre de muchos de ellos. Quienes han tenido que ofrendar su vida de manera valerosa bajo la consigna de resguardar el principio republicano de la libertad de opinión.

Es ese sacrificio diario, durante décadas lo que sin duda ha signado el desarrollo de nuestra democracia. Es imposible decir que a la democracia sólo la construyen los partidos políticos, el Estado y las instituciones electorales. Por el contrario, el modelo democrático con el que hoy contamos es resultado de la acción diaria de esas otras entidades que en el campo de los derechos sociales con que contamos los ciudadanos, se atreven a ejercerlos.

En el PRD celebramos la apertura de espacios, como La Crónica Jalisco, que promuevan y fomenten el debate público y la difusión de ideas. Reconocemos la labor de los medios de comunicación en el engrandecimiento diario de nuestro modelo democrático; no hacerlo así, privaría a la sociedad de la certeza de que nuestro país, lo concerniente al modelo político, es producto del esfuerzo de muchos más actores de los que usualmente son visibles.

* Presidente del PRD Jalisco

juancarlos_guerrero_fausto@hotmail.com

@carlosguerrerof

Esta opinión fue publicada en “La Crónica de hoy”
banner2

http://www.cronicajalisco.com/notas/2013/1712.html